Guía básica sobre cómo jugar Bacará

Conocido como Punto, Banca, Baccarat o simplemente Bacará. Este consiste en un juego que data desde hace muchos años atrás, específicamente en el siglo XIX, época en la cual había diferencias entre las varias denominaciones que se le dieron al mismo. Es decir, el Punto y Banca tenían distinciones en su estilo de juego así como reglas, pero estas desaparecieron con el tiempo, pasando a ser exactamente lo mismo.

A pesar de que sufrió múltiples cambios con el transcurrir de la historia, algo que se ha mantenido es el prestigio del juego. Puesto que es popular por salir en diferentes películas y también por ser el juego preferido de James Bond. Esto interesó a muchos que antes no se atrevían a tocar el juego, sobre todo porque siempre ha sido visto como un juego difícil, y que no todos pueden llegar a dominar.

Por esto es normal que se trate de un juego mucho menos popular comparado con el Blackjack  y la ruleta. Pero si aun conociendo de esto estás interesado en aprender sobre el Bacará, entonces te encuentras en el lugar indicado. Sera bueno conocer más acerca de este juego, sobre todo por el auge del mismo en los casinos online.

Cómo se originó el Bacará

Si bien se tiene una fecha aproximada de cuándo se dio a conocer al Bacará, la verdad es que nunca sabremos con seguridad cuándo fue creado el juego. Aunque podemos tener una aproximación de la verdad, y según esta, todo puede deberse a Francia o a Italia, siendo que estos son los lugares que se considera podrían ser donde se creó el Bacará.

Felix Falguierein, un hombre que vivió en algún momento durante los años 1400 es el supuesto creador del Bacará. A día de hoy aun nada se ha aclarado, debido a que siguen en pie debates sobre si Falguerein era un jugador italiano o un croupier francés. Hay cierta inclinación a pensar que fue italiano, de acuerdo a los cuentos más esparcidos sobre él.

Según la historia, el creo el Bacará utilizando un mazo de cartas del tarot. Las cuales se usaban para jugar a un antiguo ritual etrusco de alguna época alrededor del año 800-900 a.c.  Dicho ritual se trataba de mujeres que entraban al sacerdocio, todas debían competir lanzando dados para que quien sería elegida, y dependiendo de qué tan alto fuera el numero estas tendrían un destino u otro.

Y era de esta forma: Si lograban sacar de 8 a 9  tendría la oportunidad de convertirse en la siguiente sacerdotisa. Si lograban un 7 o 6 se les permitía la entrada al templo, pero si sacaban un 5 o cualquier número inferior eran obligadas a saltar de un acantilado. Claro que Falguerein no aplicaba estas reglas tan extremas en su versión. Se podría decir que el Bacará es una versión ligera del antiguo ritual de donde se inspiró, según esta historia.

De Italia al resto del mundo

La versión más aceptada es la italiana, y si tomamos esto como referencia, prontamente se esparció hasta Francia. En donde se cuenta que el Rey Carlos VIII trajo el juego a su corte en lo que duro la Primera Guerra Italiana, lo cual pondría este acontecimiento en la brecha de 1494 y 1498.

En ese entonces el Bacará era un juego de rico, tenías que ser una persona con mucho poder para siquiera probar este juego. Cosa que llamó la atención de los nobles, haciendo que el juego eventualmente fuera extendido por toda la aristocracia europea. Un hecho que no hizo más que verse impulsado por las Guerras Napoleónicas de 1803-1815.

Otros conflictos también ayudaron a su propagación aunque parezca increíble, y así fue como eventualmente término siendo lo que es hoy. Conociendo tanto sus orígenes como la historia de su extensión, es fácil darse cuenta de por qué se le conoce como un juego de ricos.

Incluso con el origen italiano siendo el más aceptado, siguen contándose muchos orígenes más, lo cual lleva a la creación de diferentes variaciones del juego mismo. Por ejemplo, en Francia se juega al Chemin de fer (cuya traducción es ferrocarril); y la lista sigue con Baccarat Banque, una variación a dos mesas que se encuentra en Francia y Europa; o con la versión de Bacará de Estados Unidos conocida como Punto Banco.

¿Cómo se juega al Bacará?

Dependiendo de qué versión hablemos las reglas pueden diferir, en este caso usaremos la versión Punto Banco por ser la versión más reciente. Lo primero es hacer la apuesta, tanto el mínimo de esta como el máximo pueden variar según el límite máximo y mínimo de apuesta, que posea la mesa en que juegas. Entonces el Banker y el jugador recibirán dos cartas que se encontraran boca arriba.

Aquí se nota la diferencia con el Blackjack, donde debes lograr llegar lo más cerca posible al 21. Pero con el Bacará lo mejor que puedes aspirar es a un 9, similar al ritual anteriormente mencionado. Solo que sin la competencia por ser sacerdotisa ni tener que saltar de un acantilado si sacas un numero bajo.

Para calcular tu puntuación tienes que saber los valores de cada carta. Los ases valen 1 punto, 10 y las cartas de J,Q y K valen cero, mientras que el resto valen lo mismo que su valor numérico, bastante sencillo de aprender.

Cómo sumar las cartas

Para poder ganar una partida de Bacará necesitas que tus cartas formen un numero entre 0 y 9, y contrario a lo que podrías pensar, si te pasas del 9 con la suma de las cartas entonces solo ignora el primer dígito. Esto porque el segundo es el único que importa. Si tu mano da como resultado 17, tu puntaje efectivo seria 7; si es 24, entonces tendrías un 4, no perderías instantáneamente como muchos pensarían.

La mejor oportunidad para ganar se encuentra solo si tienes la suerte de llegar a 8 o 9. Curiosamente si al Banker o al jugador se les reparte un 8 o 9 la ronda se terminará puesto que ha sucedido una “mano natural”. A este punto cualquiera tiene la mano ganadora, pero si ninguno tiene un 8 o 9 después de tener sus dos cartas, es posible retirar una tercera bajo estrictas condiciones para no dejar la partida en un punto muerto.

La tabla estándar de Bacará siempre será usada como referencia para todas las extracciones que se deciden automáticamente. Dependiendo claro del puntaje que posean el Banker y el jugador.

El House Edge

Otra variante que puede afectar al rendimiento del juego es el ¿Cuántos mazos se están usando?

La respuesta a esto depende. Por lo general, se juega con 8 o 6 mazos, pero hay veces en las que solo se utiliza uno. El cual maneja el Banker, esto crea un house edge. Este es un poco más alto en los empates a comparación de los shoe de 8 mazos.

Cartas y tipos de manos

Siempre que comience una mano el jugador recibirá una carta, a este le seguirá el Banker, una vez más el jugador y una vez más el Banker. Ahora el jugador deberá retirar una carta primero, seguido del Banker. Si luego de hacer esto ninguno de los dos tiene un 8 o 9 se puede retirar una tercera carta.

Después de acabar una mano las cartas serán barajeadas, esto se repite en todas las manos. En cuanto a los tipos de manos que puedes lograr en el Bacará.

Pues no hay ningún misterio en el juego, es tan simple como lo ves, y si lo comparas con otros juegos hasta puede parecer decepcionante que un juego de tanto prestigio no tenga reglas excéntricas. Esto de acuerdo a su fama, tampoco manos que sean peores que otras. Conseguirás un número del 0 al 9, sin importar lo que hagas, es así de simple.

Estrategias que puedes aplicar

Que sea sencillo no significa que no tenga sus trucos, esto no quiere decir que haya una estrategia mágica que te asegure la victoria siempre. Pero si sigues algunos consejos puedes sacarle el mayor provecho a tu rendimiento.

El primer consejo es siempre respetar los House Edges. Puedes ignorar esto si lo que buscas es maximizar las ganancias que obtengas del juego. Para esto siempre apuesta en el Banker, es la forma más sencilla y confiable.

Pero si de casualidad buscas algo un poco más atrevido puedes jugar con los House Edges. Apuesta en el jugador tanto como en el Banker, y de vez en cuando mete algunas apuestas a los empates.

El otro consejo es administrar inteligentemente tu Bankroll, para esto es recomendable dividir todo en 100 unidades y apostar una unidad por mano, nunca apostando más que eso.

De esta forma, tendrás apuestas consistentes y que no peligrarán tanto de perder unas cuantas manos. Además de que lograrás tener mayor aversión de cómo se reducen tus fondos. Ver cómo tus fondos bajan de 100 a 40, ya es una señal de retirada bastante clara para tener en cuenta.

Leave a Reply

Your e-mail address will not be published. Required fields are marked *