¿Las casas siempre ganarán?

Ganar dinero es uno de los principales propósitos en las apuestas. Si bien podría sonar como algo más que evidente, debe considerarse que algunos apostadores lo hacen por mera diversión, pero con la esperanza de un posible premio. Aun así, continua este propósito muy vigente, o eso es lo que se desea hasta que se cuestiona ¿las casas siempre ganarán?

Las casas de apuestas tienen una larga trayectoria y mucho es lo que se ha dicho y dejado de decir de las mismas. Desde sitios en donde la diversión es lo primordial hasta lugares en los que se deposita dinero pero nunca se le verá salir.

Todos estamos de acuerdo en que en lo referente a la transparencia de las casas de apuestas, si algo abunda son las opiniones a favor o en contra. Considerando datos como las estadísticas, las reseñas y los propios resultados se podrán tener también muchas respuestas. No obstante, este debate apenas está comenzando.

La rentabilidad de las casas de apuestas

Para comenzar es acertado ver a las casas de apuestas en general como un negocio. Un negocio necesita sostenerse por sí mismo, de modo que no solo genere dinero para mantener su plataforma y empleados, sino que produzca un margen de beneficio elevado.

Considerando esto las casas de apuestas como es de esperarse no harán ganadores a todos los que apuesten en esta. Necesitan ganancias, y es aquí en donde se cuestiona qué tanto gana un negocio de este tipo, y si en realidad permite ganar a quienes confían su dinero a estas.

Pero si se indaga un poco más se podrá tener pruebas de que las apuestas deportivas ofrecen victorias a ciertos apostadores. Solo que para esto se necesita mucho más que suerte. Para ganar apuestas deportivas hace falta un manejo adecuado del presupuesto, experiencia en el campo y tener toda la información necesaria para tomar las decisiones adecuadas.

Cuando un apostador tiene todos estos factores a su disposición las posibilidades de ganancias son mayores. Pero lo más importante es que se tiene una seguridad que de otra forma no se tendría. Lo que deja a los apostadores casuales con una interesante desventaja.

Una verdad muy importante de entender es que las casas de apuestas generan la mayoría de sus ganancias por medio de apostadores casuales, es decir, la mayor parte de los apostadores en general.

Claves de su ganancia

Si se considera que una casa de apuestas genera la mayor parte de sus ganancias por medio de los apostadores casuales o no asiduos, se tendrá un elemento que habla por sí solo más de la cuenta. Esta clase de apostadores son un objetivo para incrementar las ganancias por reunir una serie de condiciones que los llevaran de manera involuntaria a la pérdida de su capital.

Estos jugadores realizan apuestas bajo la esperanza de ganar algo al apostar por su equipo favorito. Sin embargo, muchas veces estos no tienen la capacidad de controlar sus emociones o impulsos, y apuestas al azar. También carecen de conocimientos relacionados con esta práctica, lo que los coloca con facilidad en desventaja.

Incluso si pueden ganar y tienen una racha de ganancias, cuando entran por el contrario en una mala racha, no saben cómo actuar ante las contingencias y actúan erróneamente. Por ejemplo, no se preocupan por mantener los stakes o de mantener el control en el bank, sino que se obsesionan con el propósito de recuperar todo aquello que han perdido.

El dilema de las cuotas

En este sentido, otra de las claves de la ganancia de las casas de apuesta se encuentra en sus cuotas. ¿Alguna vez te has preguntado por qué las distintas casas de apuestas tienen cuotas que difieren unas de otras?

La respuesta está en que algunas casas obtienen un mayor o menor margen de beneficio por sus cuotas. En ocasiones una determinada casa se encarga de pagar contadas centésimas más a los favoritos a cambio de apostar menos a los no favoritos.

Es algo que podrás apreciar con más rapidez en las apuestas en las que hay dos resultados. Podrías deducir que al tener dos resultados y por lo tanto dos posibilidades, las cuotas serían divididas a 2-2. No obstante, esto no es lo que ocurre, sino que es algo imposible porque las casas necesitan tener márgenes de beneficio en sus cuotas.

Entonces las cuotas suelen ser divididas desde 1,8 – 1,8 hasta 1,95 – 1,95. Teniendo de este modo un margen para la casa que se ubica entre el 0,05 y 0,20. Es esa ganancia la que siempre hará ganar algo de dinero a la casa de apuestas sin importar el resultado que se pueda obtener.

¿Cómo son determinadas las cuotas?

No está del todo bien creer que las cuotas son determinadas por quién crea la casa que resultará ganador en un evento en específico. Tampoco que las casas de apuestas tienen un favorito inalterable para la asignación de dichas cuotas, porque esta es una verdad a medias, no absoluta y muy necesaria de comprender.

Quizás una casa sí pueda tener un favorito en algunas oportunidades, sin embargo, esto no es un indicativo de que se favorecerá a una de las partes. Los riesgos no son tomados por la casa de apuestas, los riesgos son tomados por ti como jugador.

Así que cuando es el momento de planear las cuotas de un evento en particular, estas se encargaran de configurar cuotas que sean atractivas para ambas partes del mercado.  Por lo que se está buscando en este caso es un equilibrio pasivo, ese en el que la casa de apuestas estará lo más estable posible ante cual sean los resultados obtenidos en dicho evento.

Con este equilibrio se vuelve al punto de las comisiones y cómo las casas de apuestas generan sus ganancias a partir de estas. Al quedarse con eso decimales del valor total de las cuotas, tienen un negocio redondo en donde de una forma u otra resultarán con ganancias más que destacables.

Es una forma de ganar dinero de manera pasiva y segura por parte de la casa, y para un mayor equilibrio, ambas partes suelen compartir un mismo porcentaje en cada evento.

El cálculo en los mercados

Todo es relativo dependiendo de las circunstancias en las que se dé, es por eso que las cuotas dependerán en gran parte del mercado. Cuando un mercado se encuentra al 100% se ofrecerán cuotas que sean justas y en las que las ventajas para los apostadores y la casa no existe.

 Sin embargo, cuando el mercado está por debajo del 100%, es aquí en donde el apostador puede tomar ventaja. Y por el contrario, cuando el mercado es superior al 100%, que es lo más usual a lo que te enfrentarás como apostador, el valor es menor al valor completo en el mercado para ese momento.

Para el cálculo de las comisiones, es lo primero el convertir las cuotas decimales en lo que el porcentaje de probabilidades que se encarga de representar. Por ejemplo, si se toma una cuota de 1,65 y la dividimos dará un resultado de 0.606. Al realizar esto mismo por cada resultado, el sumar y multiplicar por 100, se podrán obtener el porcentaje promedio del mercado que es aplicado.

Consejos para seleccionar las mejores cuotas

Un consejo primordial siempre será el de apostar por aquellas casas en donde se ofrezcan los mejores valores en el mercado. Puede que esto parezca evidente pero es algo que tener presente en cada momento. Porque son muchos los apostadores novatos que no comprenden la importancia de esto precisamente.

Así que es necesario hacer una búsqueda exhaustiva sobre todas las casas de apuestas para llegar a tener todas las alternativas y tener conocimiento de sus cuotas. Es una opción la de reducir el impacto que generan las cuotas con una investigación adecuada, por lo que no es una tarea imposible o en la que no se merezca invertir el tiempo suficiente. Todo lo contrario.

Quizás al inicio no se notarán los cambios o se pensará que gastar tiempo en este tipo de actividades es inútil. Sin embargo, la diferencia está precisamente en que la diferencia se nota a largo plazo, no a corto plazo.

Ese mínimo porcentaje que podrá no molestarte al instante, sacando las cuentas correspondientes sí podrá hacerlo a futuro. Esta clase de previsiones es la que diferencia a una apostador que sabe lo que hace de uno que no.

¿Realmente la casa ganará siempre?

Para concluir hace falta volver a replantearse la interrogante principal: ¿las casas siempre ganarán? Antes de dar una respuesta contundente, debe entenderse que las casas están diseñadas para hacerte jugar más y más, y sin importar si son apuestas deportivas o casinos, las mismas dinámicas son aplicadas.

También muchas líneas con letras pequeñas que necesitan ser analizadas con malicia para comprenderlas del todo, y ni hablar de que sus normas se inclinan a la protección de la casa, a su enriquecimiento y a su estabilidad.

Teniendo en claro todas estas afirmaciones, las casas no siempre tienen que ganar pero para ello debes jugar bajo sus reglas y estimaciones. ¿Eres capaz de hacerlo? Tu historial como jugador y qué tanto aprendas de tus errores serán quienes responderán por ti.

Leave a Reply

Your e-mail address will not be published. Required fields are marked *